Maximiza el CRO de tu eCommerce | ECOMMBITS

Cómo aprovechar las redes sociales para maximizar tu CRO

El CRO, o Conversion Rate Optimization, es esa pata del marketing online que busca la acción final por parte del consumidor para que pueda llegar a llamarse consumidor. No va de conseguir más visitas ni más tráfico a tu web, sino de afinar el cuello del embudo (o ensancharlo, según se mire) para que las visitas se traduzcan en ventas.

Esta optimización del ratio de conversión consiste en una suma de múltiples acciones interconectadas que van desde el diseño de tu página web hasta posibles acciones offline, pasando por el uso de las imágenes y las redes sociales. Y aquí es donde vamos a incidir.

En este post te damos algunos trucos para aprovechar todo el potencial visual de tu marca (y de tu público) para orientar el contenido hacia tu objetivo final.

Lo primero: planifica

Bien, has decidido indagar en el mundo del CRO. Todo te suena tan bien que no quieres esperar a aplicar sus preceptos y ver cómo los números empiezan a aumentar, pero… ¡Quieto ahí! Sabemos que la tentación de empezar a aplicar acciones en tu estrategia es poderosa, pero una buena estrategia debe partir de una reflexión global, con una planificación serena con cifras y objetivos.

Una vez tengamos esto claro, podremos sentarnos en frío y preparar nuestro plan de CRO. Y, entonces sí, cuando lo tengamos listo podremos empezar a aplicar acciones destinadas a cumplir nuestros objetivos.

Integra tus RRSS en tu web

Seguro que te ha pasado alguna vez: estás buscando los perfiles sociales en la web de una empresa, pero no es tan fácil como pensabas o es directamente imposible. En muchos casos, con suerte encontramos los enlaces en unos diminutos iconos en el pie de página. ¿Por qué crear ese muro entre la web de tu marca y tus perfiles sociales?

En muchas ocasiones esto se debe a una necesidad de esconder alguna carencia. Habrá quien piense que hay que estar en Twitter, así que se hace un perfil, pero como no lo mueve desde el 2012 mejor ponerlo en pequeño y que no se fije mucho la gente.

Pero si haces las cosas como bien, tus redes sociales deberían ser motivo de orgullo, y como tal, deberías presumir de ellas también en tu web. Por ejemplo, como hace la marca de joyas finlandesa Kalevala.

Ejemplo CRO: Integración de UGC en la página web | ECOMMBITS

Como puedes ver, en la home de su página web incluyen un carrusel fotográfico con imágenes que sus propias seguidoras comparten luciendo sus joyas. Para eso, la marca anima a su audiencia a compartir sus fotos usando el hashtag #kalevalajewelry, gracias al cual pueden seleccionar y compartir las mejores fotos en su propia web.

Tira de UGC

A la hora de apelar al público a través de las imágenes, no hay nada mejor que esas imágenes vengan del propio público. Aprovechar el contenido generado por el usuario (UGC) en tu estrategia de CRO no solo es más económico (ya que te ahorras fotos de estudio, modelos, etc.), sino que provoca más engagement con la marca por parte de tus seguidores.

¿Cómo conseguir que tus clientes compartan fotos en sus redes sociales usando tus productos? Echa un vistazo a este post para aprender cómo hacer que tus clientes publiquen fotos de tu marca.

Meller, la marca de relojes y gafas de sol, ha integrado en su página web una galería de inspiración a través de la cual sus seguidores pueden comprar fácilmente los looks que se ven en las fotos. Gracias a la plataforma de Photoslurp, Meller recopila y organiza el contenido que publican los seguidores de la marca en sus propias redes sociales, y lo aprovecha para dirigir las visitas hacia el producto protagonista de la foto de una forma limpia e intuitiva.

Ejemplo CRO: Contenido Generado por Usuario | ECOMMBITS

Una galería diversa y atractiva consigue la atención del visitante, mientras que el siguiente paso muestra únicamente la foto protagonista, el producto, y el botón de compra. Sin menús, sin pop-ups, sin nada que distraiga al público de nuestro objetivo.

El CRO es cíclico

Mide tus resultados. Haz seguimiento de KPIs y mira dónde aciertas y dónde fallas. Vuelve a intentar donde te has equivocado. Vuelve a fallar. Vuelve a revisar tus KPIs. Haz tests A/B con frecuencia. ¿Crees que a tu audiencia le gustarán más las fotos con un fondo plano? Prueba a meterles un fondo plano, y otro lleno de colores y formas.

Compara resultados y no te limites a observar las interacciones, fíjate sobre todo en lo que estamos tratando aquí: el ratio de conversión. Algo puede gustar y no vender. Si vende, repítelo y extiéndelo a otros puntos de tu estrategia. Y así hasta… No hay un ‘hasta’.

Aunque los objetivos son esenciales en la estrategia final , no hay un OBJETIVO único que nos indique que ya hemos llegado al final y que podemos parar. Siempre hay margen para seguir mejorando y seguir creciendo.

¿Qué te ha parecido? Vota aquí:
5/5 - 1 votos
Luisana Cartay Febres

CMO en Photoslurp, una plataforma de visual commerce que trabaja con marcas de eCommerce integrando contenido social generado por usuarios a la tienda online para incrementar engagement y conversiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *